Rompiendo la segunda ley de la termodinámica

Las 3 leyes de la termodinámica y sus elementos.

Las 3 leyes de la termodinámica estructuran la forma en la que vemos el mundo. Y una cuarta, la que se llama ley 0 de la termodinámica, que estructura las bases del funcionamiento de la temperatura.

Ley 0 de la termodinámica: Si dos sistemas están a diferentes temperaturas y se ponen en contacto, dado el tiempo suficiente, ambos cuerpos pasarán a estar en equilibrio térmico.

Esta ley, nos pone sobre aviso de que salvo que existan fuentes de energía, el universo pasará a ser un sitio sin diferencias térmicas y por tanto, sin capacidad de extraer energía del mismo. Esta ley apuntilla el apocalipsis térmico del universo. Ya, tras esto, nos podemos imaginar que estas leyes no son la alegría de la huerta.

1ª ley de la termodinámica: No puede salir más energía de un sistema que hay en el propio sistema.

Esta ley nos pone otra traba técnica que la humanidad ha probado de romper una y otra vez. Con máquinas de movimiento continuo o incluso extrayendo energía del vacío (Stargate SG-1: Energía de punto 0). Sin duda es uno de los puntos más controvertidos, aunque más claros y verificados de las 3 leyes. No existe duda, ningún sistema genera energía de la nada, solo puede transformarla y casi siempre con pérdidas.

2ª ley de la termodinámica: Esta es la más interesante para este artículo, la segunda ley de la termodinámica anuncia que la entropía siempre crece. Esto puede parecer algo tribial. Pero significa que el universo siempre pasará de estar ordenado a desordenado. Esto parecía que era siempre cierto, en todos los casos y bajo cualquier lupa. Pero como toda ley tiene su letra pequeña. Es muy improvable que algo pase de estar desordenado a estar ordenado y cuanto más complejo, más improbable es.

3ª Ley de la termodinámica: La joya de la corona de la familia. Ningún sistema puede llegar energéticamente al 0 absoluto. Por lo que ya a priori, nos indica que es imposible extraer toda la energía de un sistema. El rendimiento de un sistema jamás llegará a 1. Y lo más importante, significa que el espacio en si mismo está en cierta manera relacionado con la energía y que contiene algo de energía. Que hace falta energía para crearlo y que no es un tatami vacío. Esto significa que se puede deformar si le aplicamos de forma correcta la cantidad de energía necesaria.

Romper la 2ª ley es solo una cuestión estadística

Como hemos podido ver, la 2ª ley, habla de la probabilidad de que un sistema se ordene por si mismo, de forma casual y sin añadir energía en el sistema. Cuanto más simple sea el sistema, más posible es encontrarse una situación en la que el orden final de un sistema pasado un tiempo, sea superior a la inicial.
Esto obviamente atenta de forma directa contra la segunda ley en los términos que la conocíamos. Es por eso que es tan importante entender que nos aportan estos nuevos datos. Ya que la usamos en muchos aspectos de la física.

Como todos los descubrimientos, actualmente no tendrá una función práctica directa, quizás tardemos unos años, pero quien sabe si podemos llegar a ver computadoras que puedan llegar a resolver cálculos que hasta ahora eran imposibles con estas nuevas formas de usar los estados de la materia o si podemos detectar nuevas partículas usando este método.

Estaremos pendientes en mar de curiosidad de cualquier nuevo evento sobre esta noticia. Por el momento os dejo un enlace a un video explicativo sobre lo descubierto.

José García de las Bayonas

Licenciado en máquinas navales. Tecnico de aprovisionamiento de Grupo Planeta Experiencia como responsable de calidad / Oficial de máquinas / Gestión de stocks. Administrador de la página web Mardecuriosidad.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.