Prestige, 16 años después

Esta es la historia de un barco que jamás se debería haber hundido y un vertido que jamás debería haber ocurrido.

Mientras redactaba mi entrada sobre el PP, me vino a la mente un incidente que como ingeniero naval he vivido de “cerca”. Un caso que he estudiado durante años, en el que en su momento participamos en conferencias. El Prestige es un ejemplo claro de como no hacer las cosas nunca.

No cabe recordar como acabó este incidente. Todas las costas gallegas afectadas por vertidos de fuel. El vertido afectó también a costas francesas y portuguesas. Así como residuos en el mar Cantábrico. El pecio, hundido a una profundidad demasiado grande como para recuperarlo. Perdiendo residuos constantemente, los famosos “hilillos de plastelina”, la increíble frase del que sería luego presidente del gobierno.

Juicios posteriores, aún mas espectaculares que el propio incidente, acabaron finalmente poniendo algo de seriedad en este asunto. Haciendo de España el responsable del naufragio, así como considerando dudas razonables al motivo del accidente.

Como cualquier accidente, este no tuvo una sola causa, sino que fue la acumulación de cientos de fallos, errores y situaciones imprevistas.

Si algo bueno hemos de sacar de este evento, es que hoy sería muy difícil que volviera a ocurrir algo similar, o al menos que se tomasen las mismas decisiones.

La causa inicial. De este accidente, aunque parezca mentira, no está determinada. Existen varias, hipótesis, pero si una cosa está clara. Con una actuación correcta se hubiera evitado hasta el más mínimo vertido.

Causas del primer vertido, un origen incierto

Una de las causas que originalmente se propusieron como la causa oficial del accidente, incluso en los primeros momentos del vertido inicial, fue, una explosión en uno de los tanques. Según la versión oficial y debido al mal tiempo, el sistema de inertización de los tanques falló. Y se podría haber ocurrido el accidente.

Esta versión estaba apoyada sobre todo en la versión inicial de los marineros, que escucharon un gran ruido, y el agujero en uno de los tanques que abría la cubierta.

Esta es la parte en la que las diversas versiones difieren, ya que no se tiene registro fotográfico del momento.

Otra versión apoya que debido a la edad del buque y que este fue incorrectamente reparado días atrás, el buque rompe debido a las tensiones o incluso el impacto de una ola. La versión más compleja, pero no es por ello menos creíble. Según relataba uno de los peritos en el juicio, un antiguo degano de la FNB, este buque habría sido alcanzado por troncos. Dias antes del accidente, un buque maderero, perdió parte de su carga. Esta carga consistiría en troncos que se mantendrían entreaguas viajando con la tormenta hacia la costa portuguesa.

Curiosamente, el Prestige parece cruzar la ruta prevista de esos troncos. En el caso de que el Prestige hubiera sido alcanzado por un tronco de esa embergadura, ayudado por olas gigantescas de agregación. Podría haber, sin dificultades penetrar el casco. Esta versión parecería la que menos preguntas sin resolver deja. Aunque para demostrarla harían falta pruebas que a dia de hoy no tenemos.

Volviendo a loa consecuencia de sucesos. El tanque dañado, se llena de agua de mar que aborda el buque y el Prestige escora. La inclinación que describen su versión y las imágenes, debería haber sido suficiente para provocar una caída de planta. El buque en esa situación era ingobernable. La tripulación entra en pánico y el capitán da la orden de abandonar el buque. Orden que sirve a salvamento marítimo para rescatar a la tripulación. Dejando en el buque, al capitán, de origen griego. El 1er oficial y el jefe de máquinas.

Una vez quedan ellos 3 solos. Se toman varias decisiones. El buque, debido a la escora ha empezado a verter combustible por los venteos de cubierta, 1 tonelada de crudo ya está en el mar. Entre los tres consiguen lastrar nuevamente el buque y desescorarlo. Superando en mucho los limites de seguridad de los tanques de lastre, porque el buque ya iba cargado. El buque se endereza. Piden, nuevamente asilo en un puerto refugio, pero esta petición es denegada.

A las horas llegan los buques de salvamento marítimo. Que solicitan que el Prestige les de un cabo, para poder remolcarlo. Tras una discusión con el capitán, en la cual este se niega a abandonar el buque a la deriva como parece ser el plan del gobierno. El buque, bajo orden aún de abandono, es tomado por salvamento marítimo y el capitán detenido por delito ecológico.

Extraña ruta errante para el petrolero herido

Desde ese día en adelante, inicia el periplo más extraño jamás ocurrido en navegación. El buque, sale en todos los medios. Va perdiendo algo de fuel poco a poco, pero es arrastrado durante casi dos semanas. Está bajo una de las tormentas más intensas de esos últimos años, con más peso de la cuenta y con el casco dañado. El gobierno tenía estimaciones de expertos, que alegaban que el buque iba a romper en cuestión de pocas horas.

2 semanas después, tras alejarlo tanto de la costa como podían, el buque seguía sin partir. Ante el bochorno internacional, ya que se habían tomado medidas realmente extrañas esos días. Se empezó a plantear la idea de bombardear el buque para quemar el combustible. Por fortuna para el gobierno, antes de llegar a tal extremo, el buque se partió. Claro que se partió, en “el quinto pino”. Palabras textuales del ministro, de donde habían ido a llevar al buque.

Días mas tarde, una de las peores mareas negras jamás registradas asoló Galicia. Por suerte, una maréa blanca la acompañó. Con el objetivo de limpiar las playas. Tambien, aprovechando el movimiento que venía en breves con las elecciones, la oposición se movilizó. El movimiento “Nunca Mais” cubrió el territorio gallego y nacional. Alentado por los que hacía años habían sufrido otro caso similar.

El colofón final a este despropósito, fue que el buque quedó fuera de cualquier posibilidad de ser vaciado. Incluso una vez hundido. Por lo que el crudo quedó encerrado en ese sarcófago de metal. Por suerte, debido a la presión y la temperatura, este empezó a volverse más denso. Pero siguió fugando, con lo que el vertido parecía no terminar nunca. “Son hilillos de plastilina” era la respuesta del que luego sería presidente del gobierno a la prensa.

Consecuencias

Las consecuencias del caso Prestige son muchas y diversas. Primeramente, la medioambiental, que dado a su impacto y alcance se pronostica casi incalculable. Pasarán décadas hasta recuperar el 100% de lo dañado.

Como segundo punto, el prestigio de salvamento marítimo y las autoridades portuarias se hundió junto al Prestige. Por suerte se han tomado medidas para crear figuras capaces de tomar decisiones que puedan perjudicar a los fines electorales de los partidos. Optimizando las buenas decisiones.

Tambien hay que considerar que, España ha perdido todos los juicios sobre este caso. Con lo que queda demostrado que mucho tenía que cambiar nuestra política ante estos sucesos.

El conocimiento de los mares y sus navegantes, nos hará libres. Aquí siempre habrá espacio para una noticia curiosa más en www.mardecuriosidad.com

José García de las Bayonas

Licenciado en máquinas navales. Tecnico de aprovisionamiento de Grupo Planeta Experiencia como responsable de calidad / Oficial de máquinas / Gestión de stocks. Administrador de la página web Mardecuriosidad.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.