La primera imagen de un agujero negro

Tras muchos años de investigación en astrofísica, por fin tenemos la primera imagen de un agujero negro.

Sagitario A, el agujero negro del centro de nuestra galaxia, se muestra ante nosotros. Dado que, hasta ahora, solo teníamos nuestra interpretación de los efectos que podíamos visualizar con los radiotelescopios. Mucho habíamos imaginado las formas de estas bestias de la naturaleza. Estos monstruos de la física.

Un agujero negro, contiene diversas capas, perfectamente diferenciadas. Primeramente, tenemos el horizonte de eventos. Este es el punto del cual ningún rayo de luz puede escapar. Cualquier dirección que se intente tomar desde dentro del horizonte de eventos, apunta directamente al centro de la singularidad. A un radio y medio de esa singularidad, encontraremos la primera capa de protones que orbitan de forma estable la singularidad. Es como un anillo de luz, debido a las increíbles velocidades que orbita. Recordar, que cuanto más masivo es un objeto y menor el radio de orbita, mayor ha de ser la velocidad de esta.

A 3 veces el radio del horizonte de eventos, nos encontramos el disco de acreción. No encontraremos más materia dentro de ese radio, debido a las inestabilidades del agujero negro. Cualquier cosa, bajo este radio, en un agujero negro que, para ponerlo fácil, no girase. Caerá irremediablemente al centro. A esa distancia, nos encontraremos con todo el material del que se alimenta el agujero negro. Que en este caso estará viajando a una fracción de la velocidad de la luz. Estas velocidades extremas, desmenuzan la materia, como digiriéndola, para que pronto pueda ser devorada por el agujero negro.

Esta materia que orbita a esas velocidades, emite luz, esto es debido a que las temperaturas que se alcanzan en esas distancias ya son elevadísimas. Para nuestra fotografía, además habrá que tener en cuenta, que la parte del disco que se acerque a nosotros, será más brillante que la que se aleja, debido a un efecto Doppler lumínico.

El efecto lente de la gravedad

Para entender como es la imagen, tenemos que entender también, que la luz, a menos que no se encuentre una fuerza que se oponga, siempre viaja en línea recta. La gravedad curva el espacio alrededor suyo, con lo que un haz de luz deformará su ruta al pasar cerca de un objeto masivo. Esto hace que ante eventos como la singularidad, la luz se curve de formas extremas.

En la película interstellar, hicieron un gran trabajo recreando la forma en la que podríamos llegar a ver un agujero negro, de situarnos suficientemente cerca, viendo el disco de acreción al completo. Incluso el que está situado por detrás y por debajo del agujero negro.

No solo la materia que está detrás del agujero negro quedará afectada por el agujero negro. Tambien todo lo que está detrás del agujero negro, con lo que podremos ver sobre la sombra del propio agujero negro, una infinidad de curvas relacionadas con la materia. Tanto la que tenemos delante como detrás del agujero negro, todas reflejadas a nosotros.

El agujero negro, monstruo y creador de vida.

Los agujeros negros son destructivos a la vez que poderosos. Nacidos de uno de los eventos más violentos que sigue existiendo a día de hoy. Un agujero negro nace normalmente como la explosión de una supernova. Una vez empiezan a devorar toda la materia, también sirven como núcleo de creación de grandes masas de materia, como son las galaxias. Se puede decir, que sin ellos las galaxias no existirían. Sin galaxias no habría grandes nubes de gas que formase estrellas. Debemos nuestra existencia a los agujeros negros del centro de la galaxia. Pese a su importancia, son objetos que bien podrían representar el papel de monstruo en una película de terror espacial.

Sus campos magnéticos, pueden destruir las uniones entre la materia que se acerca demasiado a su órbita. Los chorros de energía que emite Sagitario A, se extienden con más de 50.000 años luz de longitud. Las temperaturas de la materia que lo orbita alcanzan los millones de grados centígrados. Esto, sin tener en cuenta que ese monstruo, gira. Lo cual puede parecer algo nimio, pero significa que el espacio y los campos energéticos, se deforman con ese giro. Obviamente y si no fuera suficiente con todo esto, una vez superado su horizonte de eventos, no existe nada que pueda salir, ni la luz.

Esperamos poder descubrir muchas más cosas de estos fascinantes objetos. Aquí, en www.mardecuriosidad.com

José García de las Bayonas

Licenciado en máquinas navales. Tecnico de aprovisionamiento de Grupo Planeta Experiencia como responsable de calidad / Oficial de máquinas / Gestión de stocks. Administrador de la página web Mardecuriosidad.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.