Energía de punto 0

Como sacar Energía y vitalidad cuando ya no nos queda ni una gota.

Las personas como individuos, somos seres frágiles. Todos tenemos nuestro límite inferior, que muchas veces hemos llegado a rebasar y rompernos en mil pedazos. No obstante, hay gente que se recupera de eso, no es fácil. Cuesta, y muchas veces recaer está al alcance de cualquiera. La fuerza que se extrae en los momentos de más bajo estado, es un misterio para mí. Obviamente se que hay procesos como la dopamina, el control de las actividades diarias. La regulación alimenticia y del sueño.

Pero no siempre es fácil, cuando la herramienta que te ha de ayudar a regular todo esto, está pensando en cosas perniciosas. La mente es un poderoso órgano, que por suerte no es totalmente controlable. Muchos procesos de la mente están pensados para protegernos del peligro. Aunque en una sociedad como la actual, existen peligros intangibles. Inabarcables oscuros y lejanos. He visto a gente sufrir, por guerras que han ocurrido en la otra punta del mundo entre gente que no conoce. Bueno, más bien, he visto a gente sufrir por ver esa información en la TV.

Por que al final, todo es una cuestión de percepción. No es la situación la que nos lleva a nuestro estado. Es la percepción de la situación la que nos hace estar bien o mal. Ante dos casos iguales, dos personas no tienen por que actuar de la misma forma. Es por eso, que siempre habrá que tratar la depresión como un estado, no como una situación.

Cambiar de entorno, no va a salvarte el pellejo, colega

Esto es uno de los puntos que más cuesta de entender. Cuando el problema eres tú, da igual donde te coloques, de lo que te rodees y lo que estés haciendo. Tu eres la fuente de los pensamientos negativos que te afligen. Es por eso que es importante, cuando limpiamos nuestra mente al atardecer o el anochecer, sentirnos bien con nosotros mismos. Eso es lo más importante y lo que no se ha de perder de vista en ningún momento. De perder esa noción de vista, rápidamente, caemos en los viejos tropos que tanto nos costó eliminar.

La mente está forjada de nuestras acciones y mecanizada con nuestras costumbres. Esto nos hace individuos de una gran inercia. Difíciles de modelar cuando superamos una cierta edad y hemos vivido una gran cantidad de vivencias. Cada una de esas vivencias nos da la energía que necesitamos.

La muerte interna del individuo. Evolución de la conciencia.

Los humanos tenemos una herramienta muy eficaz que nos permite sobrepasar limites aprendidos. Somos capaces de eliminar parte de nuestra conciencia y hacerla enfrentarse a nuevas formas de comportarse. No es fácil, no es siempre útil, pero no se pierde totalmente la esperanza cuando no nos gustamos a nosotros mismos.

Las heridas internas y externas hacen mella en nuestro desarrollo. Porque al igual que las cicatrices de la piel dejan una marca imborrable, también las dejan las de la mente. Pero eso no tiene por que condicionar que lado de la mente quieras ejercitar y usar.

Cuando no nos queda fuerza, nuestra mente es capaz de sobrepasar esos límites. De enfrentarnos a nosotros mismo en un momento de catarsis. Es por eso que la energía que nos quede en ese momento se ha de reservar.

Nunca pierdas de vista que a veces conseguiremos un poco más en ese momento.

José García de las Bayonas

Licenciado en máquinas navales. Tecnico de aprovisionamiento de Grupo Planeta Experiencia como responsable de calidad / Oficial de máquinas / Gestión de stocks. Administrador de la página web Mardecuriosidad.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.