En que consiste el Brexit

Historia reciente en UK previa al Brexit

Han sido dos largos años, desde que el fantasma del brexit empezó a planear sobre las cabezas de todos los europeos. Tanto las personas que vivían en el reino unido, como los que vivimos fuera. Tras los acontecimientos de esta última semana, es importante echar la vista atrás y repasar algunos momentos.

Antes del brexit, tuvimos la amenaza de Escocia de salir del reino unido. Debido a su tratado de adhesión al conjunto de reinos, votaron por su salida de UK. Esta votación se realizó tras la no aprobación de unas solicitudes de modificación en los presupuestos. En escocia el movimiento nacionalista siempre ha sido presente. Su unión al reino unido no fue todo lo pacífica que podría haber sido.

Esto junto a la crisis mundial, hizo crecer un descontento generalizado en la región. Capitaneado por el partido nacionalista Escoces, este movimiento se ligó a la necesidad de independencia. Tras el pacto con Londres, sobre la realización de un referéndum, empezó una campaña sin cuartel desde ambas posiciones, para movilizar al electorado.

Entre las razones para evitar la salida de Escocia, estaba la bien temida aplicación de las normas europeas. En estas normas queda establecido que una región que se segrega de un estado miembro, no es reconocida como estado miembro, tiene que solicitar su ingreso. Esto supone varios años fuera del mercado común.

Esta, junto a otras razones, hicieron decantar el voto de los escoceses a permanecer en el reino unido. Las aguas se calmaron en la región y durante unos años, no se han vuelto a agitar.

Negociaciones fiscales con la UE

Tras unos años, esta vez fue el reino unido el que tenía que negociar un cambio de paradigma fiscal con la UE. También estuvo incluido pactos sobre la inmigración y la reducción de las cuotas, que el reino unido no podía mantener. Estamos hablando de los años de los atentados constantes en Londres. Cuchilladas, tiroteos, atropellos, instalación de bolardos en las grandes vías, pueblos con mayoría emigrante.

En el reino unido existía una dualidad completa. Mientras la City estaba cada vez acumulando más volumen de negocio y la economía empujaba la clase media hacia mejores posiciones, las clases modestas, notaban una caída constante en su economía.

El presidente en aquel entonces, tuvo que intentar negociar un buen pacto en Bruselas, cosa que no consiguió. Alemania, alegando que dar esos privilegios a Reino unido era inviable, cerró las puertas a un pacto, que de haberse producido, hubiera puesto en riesgo la cohesión de la unión.

Esto provocó que para salvar los platos rotos y para presionar a la UE, se gestara la idea del brexit. Una apuesta fuerte en la que querían demostrar a la UE que la permanencia del reino unido no era algo a dar por sentado. Que el reino unido debía ser cuidado o que se irían del pacto económico junto a toda la Commonwealth. Surgieron movimientos pro-brexit, explicando las bondades de la salida del reino unido de la UE.

En otras regiones, como en España, movimientos similares estaban tomando forma, como es el caso del independentismo catalán, que surge de la misma forma. Negociaciones fiscales, fallida, levantamiento de la sociedad civil para conseguir nuevos privilegios de forma infructuosa y el auge de un movimiento independentista, que quiere el todo o nada.

Votaciones del brexit, ¿que salió mal?

Las votaciones del brexit demuestran como las personas votaron más por convencimiento ideológico que por conocimiento de la causa. Al día siguiente de la espectacular e inesperada victoria del movimiento pro-brexit, pasaron varias cosas.

La primera, es que la búsqueda de Google más común en UK fue «consecuencias del brexit». Tras tantos meses de campaña, parecería que esa debería ser una duda ya resuelta. Pero lo más curioso es que el movimiento pro-brexit, se desinfló. Con declaraciones en TV anunciando que habían ido demasiado lejos en sus declaraciones. Que muchas afirmaciones no eran ciertas.

El gobierno de Westminster se vió en una situación no prevista. Los ciudadanos les habían seguido a pies juntillas su discurso. Un sentimiento anti europeísta crecía desde las capas más bajas de la sociedad. El ejecutivo se vió encorsetado a negociar con la unión un tratado de salida, muy favorable para contener los daños.

Pero la UE lo tenía muy claro, a enemigo que huye, puñalada en el riñon. UK iba a servir de escarmiento para el resto de regiones que estaban jugueteando con la idea de salir de la unión. Las negociaciones fueron tan mal y la situación se enrareció tanto, que el primer ministro tuvo que dimitir.

Theresa May, la nueva dama de hierro

Theresa May, aunque desconocida en un principio, demostró desde el minuto uno, tener las ideas muy claras. En una situación que su partido se desmoronaba por dentro y que los enemigos le crecían en todos los rincones del reino unido, ella siguió defendiendo el brexit, a su manera.

Su estrategia era muy clara, recuperar el consenso de la cámara, recuperar las fuerzas suficientes para una nueva negociación con UE e ir implantando la idea en la población que era mejor una no salida de la unión, que un mal pacto de salida.

Mucha gente insistía a Theresa de repetir los comicios para que la gente decidiera. Sin embargo, ella nunca cedió a esa idea. Theresa adoptó las mismas técnicas de negociación que Margaret tacher. Tanto fue así que su popularidad, pese a la situación, se ha mantenido muy por encima de lo esperado. Mientras sus contrincantes de dentro y fuera del partido, iban cayendo como un castillo de naipes.

La UE sin embargo, no se vio emocionada por esta nueva forma de negociar. Siguieron apretando y llevando cada vez más a una situación de histeria total a la población del reino unido y la emigrante residente en UK.

Muchas decisiones particulares se han tomado debido a esta situación, como la venta de casas de la costa española por parte de los ingleses, viendo que se quedaban fuera de la unión.

UE aprieta, pero no ahoga, situación actual

La unión europea dio un balón de oxigeno envenenado a Theresa may. El reino unido estaba capacitado a detener el brexit en cualquier momento, sine cuanum. Esto sin duda dio alas al movimiento anti brexit. Pero theresa no podía permitirse unas nuevas votaciones de Brexit. Primero porque no sería nada inglés, Inglaterra había tomado una decisión y se tenían que respetar. Segundo, porque de volver a salir el brexit, todo el trabajo realizado se desmoronaría.

Los mercados empezaron nuevamente a inyectar liquidez a una economía a la que habían ab abandonado durante años.

La mejor jugada de Theresa fue esta, seguir «intentando» una salida pactada con una mano, mientras con la otra asentaba las bases para detener el brexit. Hay que decir, que con una maravillosa gestión de los nervios y perdiendo la voz en el proceso, esta mujer ha conseguido reconducir la situación a un empate técnico. Una calma tensa que no sabemos cuanto durará y que le dará tiempo para pensar sus nuevos movimientos.

Un éxito de la estratégia de una mujer con el carácter necesario para gestionar una situación en la que no había victoria posible.

Próximamente hablaremos de grandes mujeres de la historia en mardecuriosidad.com

José García de las Bayonas

Licenciado en máquinas navales. Tecnico de aprovisionamiento de Grupo Planeta Experiencia como responsable de calidad / Oficial de máquinas / Gestión de stocks. Administrador de la página web Mardecuriosidad.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.