Ciudadanos, la naranja Errante

Por que Ciudadanos ha cambiado de bando, «si siempre fue de derechas y liberal». ¿O no?

Muy pocos recuerdan como este partido nació en 2006 en plena burbuja, bajo un cartel provocativo. Este partido nace cuando el PSC se escora hacia el autonomismo para poder pactar con IU y sobre todo con ERC. Sus fundamentos eran claramente socialdemócratas, pero de carácter unionista, a diferencia del PSC. Pronto, por asociación, tomó una visión mucho más conservadora de la política, que lo llevó a acercarse a posiciones políticas del PP.

Recordemos que en España no hay partidos liberales, solo conservadores y progresistas. Pero rápidamente a C’s se les clasificó como un partido de derechas de ideas liberales. La sorpresa para muchos fue cuando Ciudadanos abrazó esa nueva denominación. Elevando el tono durante la crisis en el carácter económico. Presentando medidas de carácter impopular como el contrato único.

Como cualquier partido pequeño de aquel entonces, abogó por el fin del intervencionismo estatal en sectores privados. Su visión era claramente Catalana, también intentaba hacer notar el discurso de que ellos representaban la verdadera Cataluña trabajadora y mercantilista. Pero Ciudadanos apenas podía congregar más votos que UPiD en el arco catalán. Lo que prácticamente los llevó a su desaparición bajo la oferta de unión de Rosa Diaz.

Fue realmente el 15M y la aparición del partido de Pablo Iglesias lo que catapultó a Rivera y los suyos a la gran plaza de las televisiones estatales. Mientras que Pablo iglesias tenía muy claro el público al que quería convencer, Rivera jugó a la anteposición. Fue en este momento cuando Ciudadanos crece espectacularmente en todo el país. De mano del votante descontento más conservador de PSOE y del voto hastiado del votante del PP que no aguanta más la corrupción.

La absorción de UPiD y sus miembros, les escora claramente en un centro ideológico que les permite pactar a izquierda y derecha en cualquier comunidad autónoma. Es en este momento cuando el líder impone su visión de partido. Evitando que ningún líder regional realice pactos de gobierno, solo puntuales y de investidura. Esto mantiene a C’s lejos del poder, pero también limpio. Ya que, en 2014, C’s empieza a verse en la Moncloa, con el desmoronamiento de PP y PSOE.

Es entonces cuando C’s muestra nuevamente su programa al público, que se ve sorprendido de su contenido.

Tras las elecciones generales de 2016, Ciudadanos ha tenido 3 años convulsos con muchas tensiones internas y externas.

Todos los partidos han tenido grandes golpes de timón estos años. Pero el caso más sonado ha sido el de C’s. Rivera, arrimadas, Girauta, presentaban el eslogan de ser duros con el Gobierno catalán durante la época del proces. Medida que se identifica claramente con la derecha española. Ya que esta siempre fue una de sus señas de identidad. Ante la inacción del PP y la falta de compromiso de un PSOE atado por sus lideres regionales, el partido de Ribera, sin ninguna responsabilidad, podía pronunciar cualquier discurso por incendiario que pudiera parecer.

Esto le dio una gran cantidad de votos en las generales de 2016. Pero no fue suficiente para ofrecer un pacto claro PSOE Ciudadanos. Fue en ese momento necesario poder pactar con Podemos. Podemos, en ese pacto tenía mucho más a perder que ganar, por lo que no se unió a la investidura.

Fue cuando Pedro Sanchez y Rivera más cerca han estado. En ese momento Ciudadanos se veía tranquilo, con un PSOE al cual podrían controlar. Pero la salida de podemos del pacto y la magistral inacción de Rajoy. Los llevaron unos meses después a unas elecciones nefastas para ellos.

Unos meses después del intento de investidura de PSOE, ayudan a que sea el PP el que gobierne en la Moncloa. Un mal aliado al que ya empezaba a faltarle el oxígeno frente a los numerosos casos de corrupción. Por suerte para los de Ribera, la debilidad del estado enciende la marcha del procés.

Ciudadanos, el garante de la bandera española catalana y europea.

A nadie es de extrañar, que cuando eres unionista, tu discurso ha de fundamentarse en la seguridad de lo ya existente. Aunque eso que existe en este momento haya llevado a la situación que se está viviendo. Es ciudadanos quien sale con todas las banderas a las calles. Consigue el apoyo de SCC junto a Boadella. Si, el creador dels Joglars, del cual ómnium le ha «copiado» la idea de «libertad de expresió». Dado que el fue un luchador contra el franquismo y luego el fanatismo nacionalista. Lo cual da una vuelta de tuerca macabra a esos simbolos.

Personajes como Borrell, que aún no sabemos que sigue haciendo en el PSOE, presentan en un discurso multitudinario delante de la anterior delegación del Gobierno, lo que será el programa de Ciudadanos. «El sistema actual ya está bien, pero nosotros lo acabaremos de arreglar». La veleta naranja es el apodo que rápidamente se ganó el partido.

Final de la historia

Las elecciones catalanas del 2017 llevan a ciudadanos al momento más álgido en su carrera meteórica por el poder. El partido se queda rozando los cielos de la generalitat. Pero tras las elecciones, no presentaron su programa a las cortes. Se limitaron a seguir trabajando desde una oposición cómoda, esperando unas generales que debían estar al caer, mientras el PP se derrumbaba sobre los cimientos de su propia corrupción. Y un partido socialista sin líder, se hacía daño a si mismo golpeándose contra el muro ideológico de Podemos.

No me extrañaría pensar, que Ciudadanos, se veía en el gobierno de la nación y que ese fue el motivo de sus últimas decisiones.

Pero Pedro Sánchez llega finalmente a la Moncloa de manos de Podemos y los independentistas en una jugada que tanto PSOE como PP manejan a la perfección. PP entrega el gobierno al PSOE en una moción sencilla sin replica. Con un bolso como presidente. PSOE a cambio, no lanza unas elecciones inmediatas que hubieran acabado con ambos.

Rivera, poco a poco ve escaparse el poder de sus manos, mientras su barco se desinfla y su poder desaparece entre sus manos. Sin duda ha seguido haciendo discursos a golpe de encuesta. Pero sus medidas ya no emocionan. Las izquierdas lo ven como un partido rancio de derechas y las derechas como un traidor a la patria.

Ciudadanos se queda en un centro, en tierra de nadie, agazapado y esperando el resultado de estas elecciones, vitales para poder determinar su continuación en la búsqueda constante de poder a cualquier precio.

Veremos en estas elecciones si estas decisiones de carácter electoral han conseguido hacer mella en los votantes. De no ser así, es posible que puedan llegar a tener un final parecido al de UPID.

José García de las Bayonas

Licenciado en máquinas navales. Tecnico de aprovisionamiento de Grupo Planeta Experiencia como responsable de calidad / Oficial de máquinas / Gestión de stocks. Administrador de la página web Mardecuriosidad.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.