Baterías de estado sólido. El nuevo Santo grial

La ciencia de materiales en las baterías

Las baterías son a día de hoy uno de los productos que menos ha mejorado en los últimos años. Aunque es uno de los productos sobre los que más tiempo, dinero y esfuerzo, se está invirtiendo. Todo lo que usamos, hoy en día, contiene baterías.

Conforme avanzamos a un mundo sin cables y menos dependiente de las energías fósiles aplicadas en el producto final. Estos productos han de incorporar baterías. Los diseños se van adaptando para incluir baterías de cada vez más miliamperios, que carga en menos tiempo y que permite un mayor número de cargas antes de deteriorarse.

Las baterías son productos difícilmente reciclables, peligrosos, que se calientan por el uso y al cargar. Poco resistentes precisamente al calor, ya que por ejemplo las baterías de Ion Litio, crean estalactitas en su interior al calentarse. Muy poco resistentes a los impactos y las punciones, que pueden hacer que las baterías exploten.

La alarma con este proceso de degradación de las baterías, es ya conocida. Samsung sufrió directamente las consecuencias de estas características de las baterías. Cuando empezaron a explotarle en la cara, literalmente, los productos a los consumidores.

Es por eso que hay una gran cantidad de empresas e investigadores probando todo tipo de combinaciones de nuevos materiales. Hay incluso investigadores que trabajan con cascaras de frutos secos pulverizadas y tratadas.

Cambio de paradigma, de líquido a sólido

Esto que puede parecer una locura tiene una explicación, hasta día de hoy, las baterías han acumulado su energía en el electrolito líquido, que mantenía distanciados un ánodo y un cátodo. Los electrones se depositan sobre uno de los dos conectores y la diferencia de potencial mueve energía por el circuito.

Este es un proceso sencillo, pero poco a poco la corrosión galvánica va haciendo mella sobre el cátodo, el material se va degradando y al final, la batería no es capaz de conservar la carga ni de llegar a niveles de potencial similares al principio de su vida útil.

Cuando se explican las propiedades de una batería de estado sólido, se puede observar como claramente buscan solucionar todos estos problemas. Por tanto, quien consiga esta nueva tecnología.

Grafeno, apuesta de futuro para las baterías

El grafeno y otros productos de características metálicas que permiten almacenar grandes nubes de electrones. Parecen los candidatos a estas nuevas tecnologías. La distribución de los átomos es una de las partes fundamentales para el desarrollo de estas tecnologías.

. Siendo importante que esas formas sean fácilmente conseguibles en producciones en masa para que el producto sea rentable. A la vez han de ser lo suficientemente eficientes para dotar a este producto de una gran calidad.

Quin Tao Energy Developement, es sin duda y a raíz de sus propias declaraciones, el primero de muchos. Dicen estar produciendo ya más de 100 mWh al año en su nueva línea de producción. Con planes de aumentar a 700 mWh en el próximo año.

La estructura única y la propiedades del grafeno le dan el potencial para impactar en numerosos sectores industriales

Tomas Palacios director del CG, centro de investigación de grafeno del Masasuchets Institute of Technology (MIT).

De ser ciertas estas declaraciones, y de ser asequibles sus precios, podríamos estar ante el nacimiento de un monstruo tecnológico. Deseado por todas las marcas de fabricantes de dispositivos. Es posible que tengamos más de un tipo de baterías basadas en diferentes productos. Esto aumentará una vez vayan consolidándose las diversas investigaciones que hay en activo.

Sin duda, vivimos en un momento importante en la historia de la tecnología. Muchas gracias a todos por seguir este blog, nos vemos en la próxima entrada de www.mardecuriosidad.com

José García de las Bayonas

Licenciado en máquinas navales. Tecnico de aprovisionamiento de Grupo Planeta Experiencia como responsable de calidad / Oficial de máquinas / Gestión de stocks. Administrador de la página web Mardecuriosidad.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.