7500 millones de almas en una pequeña bola azul

Por todos es bien sabido, que la población mundial es una cantidad que no ha parado de crecer en este último siglo, a un ritmo vertiginoso. Llevando la vista atrás, vemos que este crecimiento exponencial se remonta a la era de la revolución industrial. Así como también se puede observar el efecto positivo en el crecimiento de la cantidad de personas en nuestro planeta. Al igual que eventos como la peste negra o la gripe española provocaron diezmos en la población mundial.

Es el cúmulo de todos estos avances que nos lleva a la situación actual de más de 7000 millones de personas, con un ritmo de crecimiento frenético. Esto, junto a la sensación de una constante falta de alimentos para todos, la concienciación sobre el cambio climático y el alargamiento de la esperanza de vida, hace que este valor sea mirado con preocupación desde algunos sectores de la población, normalmente por parte de las poblaciones de mayor poder adquisitivo.

En una época que aparecen tratados de limitación de emisiones de CO2, de reducción de consumo de recursos naturales y la búsqueda de la reducción de creación de residuos. Un crecimiento poblacional no parece al principio ayudar en esos objetivos.

Es por eso que los índices de crecimiento en diversas poblaciones que están situadas en países en vías de desarrollo son vistos con cierto recelo desde el primer mundo. También esto es así cuando las poblaciones de estos países empiezan a consumir más recursos naturales y generar más CO2 debido al progreso normal de crecimiento y desarrollo tecnológico de su región, además de la salida de su población de la pobreza.

Muchas especies, en una situación de estabilidad en el medio que habitan, suelen estar en un equilibrio poblacional, obviamente esto no supone un gran esfuerzo de cálculo y estudios de planificación de la población. La naturaleza ya se encarga de que como mucho haya dos descendientes vivos en edad reproductiva por cada 2 progenitores.

Este equilibrio se ha roto en muchas partes del mundo. Esto es debido a las nuevas tecnologías y nuevos avances médicos que han permitido que donde antes se moría acerca del 80% y 90% de la población infantil ahora ese número ha caído drásticamente. Junto con el crecimiento de la prosperidad. Y la mejora en los cultivos de la materia. Estamos ante una de las mejores situaciones que jamás hemos vivido en la humanidad. Es por eso que no nos debe extrañar que este número no pare de subir.

Cierto es también. Qué una vez se ha establecido un nuevo orden. ¿En la cual la población no sufre está tasa de mortalidad? Este índice de natalidad baja por sus propios medios. Tanto es así que la población europea y asiática, donde la prosperidad se Lleva disfrutando desde hace más de 50 años.

La tasa de natalidad está en caída libre. Este hecho nos hace entender. ¿Qué es posible que en unos años veamos estos mismos resultados? En otras poblaciones humanas del mundo. Tanto es así. ¿Qué hay estudios indican? ¿Qué la tasa de natalidad y la población humana? No tendrían por qué superar los 11.000 millones de personas en el mundo.

Este número, por si solo. Es un número que puede llevar. A una situación catastrófica. Si no aparecen los medios necesarios para poderlo asumir.

Un dato que sí que es preocupante. Es que conforme se establece la población. Habrá un momento en el cual, Cerca de los tercios de la población, sean ancianos. Esto sumado al aumento de la longevidad. Nos puede llevar a una taza. De desocupación. Qué puedo hacer inviable el sostenimiento del estado del bienestar tal y como lo conocemos a hoy en día.

En países donde estés un problema actual y no es un problema que aparecen en el futuro. Se están empezando tomar medidas. Estas medidas consisten mayormente. En la aparición de tecnologías y herramientas. ¿Qué nos permitan ser funcionales? Hasta más allá de la edad actual. No sólo eso. Sino que, además, estás tecnologías buscan poder aumentar la eficiencia de los trabajadores que estén en activo.

Para ilustraros la situación actual. Y lo comentado en este texto. Os hago copia de un enlace a un vídeo de una conferencia muy relacionada con este tema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *